Hoy os traigo un post diferente, quería hablaros de un sitio donde no sólo se come, donde te alimentan el alma…
Descubrí este sitio único por casualidad, hace unos dos años y bien se merece enseñaros con lo que allí deleitan al paladar.
Creo que se nota cuando una persona ama tanto lo que hace, es tan fácil contagiar a los comensales con ese “halo” de felicidad con sólo entrar por la puerta y es que no es un simple restaurante, es un laboratorio de sentimientos, donde los vinos también hablan, donde no tiene cabida el aburrimiento, cada plato es una sorpresa, a cada cual más sabroso que el anterior.
Os enseño el Menú degustación con una alta temática Parisina, basado en la Francia de principios de siglo XX, todo ello aderezado con un buen vino Francés.

Today I bring you a different post, I wanted to tell you about a place where you don’t only eat where they feed your soul.
I discovered this unique place two years ago, and I think  deserve to show you how good it is.
You can see when someone love what is doing, is so easy transmit to the commensals with the halo of happiness just by walking through the door, but is not a simple place to eat, is a feelings laboratory, where wines can speak, where boredom has no place, every dish is a surprise, even more delicious than the last.
I show you the testing  menu with a Parisian theme, in the 20th century, everything accompanied with a good French wine.
 

Macarons de Fresa y Foie
Detalle de la decoración de nuestra mesa
Leyendo la historia del Gato Parisino

Un auténtico risotto hecho de granos de Calamar y salsa de coco

Zarangollo Murciano

Detalle del Zarangollo 
Lubina en Popieta con salsa de ostras y patatas confitadas en aceite de albahaca, nueces y alcachofas
Ternera Charolesa con cúscus cocido en té Pakistani
Bizcocho empapado en Guinness
Café Atempo
Ginebra digestiva para la sobremesa

Gracias ATEMPO WEEKEND BISTROT 
por ser una historia dentro de la vida de la gente…. por formar parte de nuestra historia.