¡Ya estoy de vuelta! No sabéis las ganas que tenía de sentarme frente al ordenador y escribir una nueva publicación.
Después de un intenso Agosto comienza un calmado Septiembre y con el la vuelta a las buenas rutinas, a los nuevos proyectos y a la organización.. 

En el post de hoy os enseño unas fotos muy especiales de mi viaje a Japón, vine hace tan sólo 10 días y ya siento unas ganas irrefrenables de volver, en mi instagram ameradora
 ya estabais al tanto de todo… 

Japón es MÁGICO, es de esas cosa que por más que os lo cuenten, no vale, tenéis que vivirlo y tenéis que descubrirlo por vosotros mismos, aunque espero que de algún modo, mis fotos os sirvan para trasladaros por unos instantes al país del sol naciente.
 


I’m back! You don’t know how much I wanted to sit at the computer and write a new publication.
After a intense August a calm September is starting with the return to good routines, new projects and organization…

In today’s post I show some special photos from my trip to Japan,  I came just 10 days ago and already feel an uncontrollable desire to return, in my instagram ameradora
you were aware of all …

Japan is MAGIC, is one of those things that no matter what you hear, you have to live it and you have to find out for yourselves, but I hope my photos will serve to somehow may be able move briefly to the country of the sun rising.

Majestuoso Kinkaku-ji también conocido como Pabellón Dorado, parece de postal

Las entradas del templo me parecieron de lo más original, ¿no creéis?

Es tradición en los templos Sintoistas pedir un deseo colgando un EMA (tablones de madera), con la palabra NEGAI (deseo en Japones) y el deseo de la persona

Las casitas de Kyoto son una autentica maravilla

Mi Instax mini y yo amigas inseparables este viaje

Momentos como este donde todo a tu alrededor es Paz

Los dulces me pierden y estas tartas me dejaron alucinando así que tuve que probarlas

Sin palabras

Los Torii marcan la frontera entre el espacio profano del sagrado

Como estaba atardeciendo cuando llegamos al templo de Fushimi Inari, pudimos apreciarlo desde otra perspectiva, pasear solo nosotros y fascinarnos en cada rincón con las mil lámparas encendidas, aún así decidimos volver temprano al día siguiente para poder disfrutarlo a otra luz.

El vestido que escogí de Oysho para este día era tan cómodo y fresquito que fue un verdadero acierto para las elevadas temperaturas y la humedad de Kyoto.

Espero que hayáis disfrutado de las fotos, nos vemos prontito con el siguiente post.  

As it was getting dark when we arrived at Fushimi Inari Temple, we could appreciate it from another perspective, and fascinated in every corner with a thousand lighted lamps , even though we still decided to come back early the next day to enjoy another light.

The Oysho dress I chose for this day was so comfortable and cool which was a real asset to the high temperatures and humidity of Kyoto.

I hope you enjoyed the photos, see you soon in the next post.

¡Feliz Jueves!
Happy Thursday!