Nuestro segundo día en Kyoto amanecia temprano y nosotros estabamos expectantes por ver más y más…
 Nos sentiamos llenos de energía y no queríamos dejar que se nos escapara nada.. 
Comenzamos visitando el templo Nishi Honganji que estaba al lado de nuestro hotel, en el cual conocimos a una pareja un tanto peculiar.. (como la mayoria de cosas en Japón),  merecio la pena volver al Fushimi Nari de día, aunque el calor era sofocante en el interior, y mi pelo pago los excesos de humedad…
 
Cuando llegamos al Nishi Ootani estaba lloviendo torrencialmente, y tuvimos que resguardarnos durante bastante rato, aún así nada nos borro la sonrisa, estaba realmente encantada de estar en Kyoto, callejear por sus barrios llenos de encanto como Masuyacho, llenos de tiendecitas y un ambiente encantador, donde se encuentra la pagoda del santuario de Yasaka Shrine, además aún quedaba hacer algo muy especial para mí, esa misma tarde me convertiría en una autentica Geisha, verme transformada fue una de las cosas que más me impacto, pero eso ya os lo enseñaré en otro post..
 
Fue un de los mejores días, la cena fue en un restaurante muy tradicional, de hecho cenamos descalzos sobre un tatami, algo que recomiendo probar a todo el mundo al menos una vez, la cena estaba deliciosa, eso sí al contario de lo que se cree no es exactamente sushi lo más común allí.
  Esa noche para terminar con la inmersión en el mundo Nipón dormimos en una vivienda típica de estilo Japones, un Ryokan, y lo recuerdo como una de las mejores experiencias del viaje..

 

Minishorts ZARA/ T-shirt LEFTIES/ Sneakers CONVERSE / Handbag SFERA
Espero que os haya gustado el post..
¡Besos y dulces sueños!