¡Buenos días! ¡Qué emoción!

Tenía muchísimas ganas de compartir con vosotr@s todos los detalles de este día tan bonito y especial para nosotros, pero antes de nada, si has llegado hasta aquí y estás leyendo estas líneas me gustaría darte las gracias, GRACIAS porque de alguna manera estás acompañándome en esta aventura de mi segundo embarazo y, siento que ya formas parte de la gran familia que hemos creado en @instagram

Si eres de los impacientes, ya habrás bajado todas las fotos hasta ver el resultado final, el color de los globos, si eres de los que prefiere tomarse las cosas con calma, sigue leyendo…

Para empezar contarte que en la revisión de la semana 20 a el ginecólogo se le olvidó escribirme en el sobre el resultado del sexo del bebé, si cómo lo oyes, me dijo que estaba en el informe, pero no era así, yo tuve el sobre guardado en mi casa esperando a que llegara el gran día y, cuando me dispuse a recoger mi cajita con los globos, toda ilusionada, me lleve la decepción de que no me lo habían podido preparar, todo esto dos días antes de la celebración y encima caía en fin de semana.

Menos mal que en Ecox pudieron hacerme un hueco, y esta vez sí, escribirme en el sobre el sexo de #babyessence2 pero la cosa es que perdí bastante tiempo ya que además tuve que volver a la tienda a que me preparan la cajita, todo esto con el estrés de todos los preparativos del último momento.

El sitio elegido para la celebración era precioso, un paraje natural, las Lagunas de la Mata. Yo no quería una fiesta de “Gender Reveal” al uso en el que todo fuera rosa y azul, yo quería hacer una fiesta en el campo, al aire libre, con horchata y limón granizado, con saladitos, tartas, cupcakes, con muchos botes de cristal llenos de eucalipto y flor de novia, con lavanda, canastos y mimbre. Así soy yo, muy campestre, no me gustan para nada las cosas recargadas y, aunque no quedó del todo como yo me había imaginado, (hacía mucho aire, llegamos tarde y no hubo tiempo, se me olvidó una bolsa en casa con muchas cosas, incluido el “topper” de la tarta) tengo que decir que al final me relajé, disfruté del momento, me olvidé del móvil y la cámara y sólo quise compartir la magia de esa tarde con la gente que quiero y estaba allí.

Y por fin llegó el momento de abrir la cajita, ¡qué nervios! ¿De qué color serán los globos? ¿Azules, rosas? Esperamos hasta el último momento para descubrirlo, Elia por supuesto nos acompañaba, estaba super feliz, ilusionada, todo es como un juego, y tachannnn los tres a la vez levantamos la tapa y….. ROSA!!! OTRA NIÑA!! Una compañera de juegos y travesuras para Elia, su confidente, su mejor amiga y, el mejor regalo que le podíamos hacer. ¡No podemos estar más felices!

Ahora toca pensar en el nombre, que todavía no lo tenemos nada claro ¡jejeje! Pero eso ya lo desvelaremos en otro post.

Espero que os haya gustado mi celebración “gender reveal” y una vez más gracias por formar parte de toda esta aventura.

Empiezo aqui….