¡Ya Sábado!Por fin.. no sabéis que ganas tenía de que pasara esta semana.. y comenzar la siguiente con mejor pie.
Hoy os traigo este post con unas fotos súper especiales para mí, son de mis vacaciones el pasado Agosto en Japón, que lejano parece ya ¿verdad?
Estas en concreto son de Kyoto, en un Ryokan donde pudimos disfrutar de una maravillosa estancia gracias a la amabilidad, saber estar y hospitalidad de los Japoneses.
Cada detalle lo cuidan al máximo, te sirven el té verde matcha (al que me vuelto adicta) en tu habitación, dispones de yukata para sentirme aún más involucrado en su cultura, incluso nos dejaron unas grullas de papel en nuestro futón antes de ir a dormir, todo un mar de sensaciones que si además acompañas con el buen comer “cosa que a mí no me gusta” como el del desayuno Japonés que tuvimos la suerte de degustar, hace que se convierta en no sólo un viaje inolvidable, sino en el viaje de nuestras vidas.

Espero que hayais disfrutado de las fotos,  al final son pedacitos de vida, momentos felices, que a mí personalmente me encanta volver a mirar de vez en cuando y de alguna manera revivir.
¡Feliz Fin de Semana!