Como os he comentado a menudo en mis redes sociales, para mí, la lactancia materna es muy gratificante, es algo que me llena el alma y que crea un vinculo con tu bebé dificil de explicar. Por eso ese momento de estar con tu bebé es uno de los mas bonitos y tiernos, es un momento que favorece el estrechar los lazos con tu pequeño, es el momento de tener un ratito de tranquilidad para Elia y para mí. Una de las cosas por las que más me habéis preguntado últimamente es cual es mi lugar preferido para dar el pecho, sin duda diría que un sillón de lactancia es uno de los imprescindibles en la nueva maternidad para disfrutar con  nuestro bebé. Muchas de vosotras me comentabais por RRSS  que si realmente merecía la pena hacer la inversión, pues bien os diré rotundamente , y la verdad que no solo por la comodidad, sino porque nos proporciona la intimidad necesaria con nuestro bebé, además a medida que crece el bebé (al menos en mi caso) he necesitado estar en un sitio más tranquilo y sin distracciones a la hora de dar el pecho.

Lo cierto es que me decidí a tener el sillón de lactancia hace relativamente poco tiempo (uno de mis errores de primeriza) pensaba que no era tan necesario, pero después de cuatro meses con dolores de espalda por las malas posturas, me he dado cuenta de que lo mas importante es estar cómoda y recogida, así evitaremos posibles lesiones que se pueden quedar para mucho tiempo. El sillón que os muestro en el post es de Cambrass, fabricante Español de artículos de puericultura, y os puedo asegurar que es de los mas bonitos y estéticos que he encontrado, y sobre todo cómodo! . Además como podéis ver tiene un estilo nordico que encaja perfectamente en cualquier estancia de la casa. Como Elia aún duerme con nosotros, he decidido poner el sillón de lactancia en nuestra habitación y así tener allí un rinconcito para nosotras, en el que también jugamos, leemos un cuento, nos relajamos… ¡Estamos en la gloria!

Lo indispensable para elegir un buen sillón de lactancia es:

  • Respaldo alto que recoja bien la espalda
  • Brazos altos y acolchados para descargar la espalda del peso del bebé
  • Cojines laterales como los clásicos sillones orejeros
  • Blandito y cómodo, pero estable ya que al llevar a nuestro bebé en brazos necesitamos sentarnos de forma segura
  • Patas de mecedora estilo balancín

Si tenéis cualquier duda me podéis dejar un comentario y os contestaré encantada 😉

Gracias por leerme de nuevo y nos vemos en el próximo post!

Sillón de lactancia CAMBRASS